Translate

miércoles, 20 de abril de 2016

Devaluación del Arte


   Contemplo día a día, y con grave estupor, como la concepción del Arte se devalúa poco a poco, pierde su antiguo valor de expresar ideas, emociones y sentimientos, en favor de vender a toda costa productos prefabricados y sin fundamento.
El concepto actual de “artista” no es ahora más que, en gran proporción, un fenómeno de masas, profundamente mediatizado y aupado por las redes sociales.
Esta corriente, por no llamarla plaga, ha contaminado el sector de la música, el cine, y corrompe cada vez más las otras Artes. Han surgido las “modas”, los estilos repetitivos, que en poco tiempo se plagian unos a otros y que lo único que pretenden es repetir la fórmula del éxito una y otra vez para poder llenarse bien los bolsillos.
El núcleo del problema es que el público cada día es menos exigente. Es, incluso, más perezoso con su ocio; prefiere poner la Radio, encender la Tv, ir al Cine a ver lo que sea, en vez de pararse a buscar detenidamente qué es lo que realmente le gusta.
Prueba de que el Arte se devalúa es que el sector de la música se apoya en los fenómenos juveniles, en videoclips en los que aparezcan cuerpos bellos y turgentes. Porque ahora, amigo mío, la técnica es lo de menos, lo único que cuenta es la apariencia: el público puede escuchar la misma voz y el mismo ritmo durante horas, ya se ha acostumbrado.



Cuando va al Cine, en general, más de lo mismo: no suele demandar películas con un argumento original, donde los actores enfaticen un diálogo profundo con frases para la posteridad. Ahora lo que se lleva son las películas de acción trepidante, minutos y minutos de metraje cargados de saltos imposibles, brutales impactos, carreras en automóviles hasta el fin del mundo.
Y que conste que a mí me gusta mucho la acción, pero en demasiadas ocasiones se pasan, y llega a ser muy aburrido. Por cierto, últimamente está muy de moda cruzar elementos de distintas películas, como los superhéroes de Marvel y Dc, algunos salen bien, pero otros...vosotros diréis.



   Bueno, en general creo que la industria del Cine cada vez innova menos, que vive de las subvenciones,– al menos aquí en España –, y que prefiere repetir el refrito una y otra vez mientras tenga éxito.
Y ya ni hablar de la Literatura. Si la sociedad de hoy en día demanda sencillas películas de acción, donde haya un par de mamporros y todos contentos y canciones cortas de ritmo simple y mensajes que no dejen mucho a la imaginación, ¿cómo van a pararse a abrir un libro? ¡Qué locura estoy proponiendo!
Bah, sin duda prefieren encender la televisión, a ver qué ponen, si es que ponen algo, que esa es otra.
     En fin...a mi parecer,yo creo que hay una realidad encubierta; y es que hoy en día a gran número de personas nada les satisface. Sí, se distraen un poco con productos de ínfima calidad porque son perezosas hasta para divertirse, pero yo creo que en el fondo se aburren. 
    El espectro de posibilidades es amplio; aunque ellos prefieran prender la TV y tragarse lo primero que le echen, encender la radio y escuchar las canciones de “éxito” del momento. (Que el año que viene ya ni las recordarán)
A este fenómeno lo suelo llamar Inmediatez, y es un claro síntoma del atroz consumismo que estamos desarrollando en los últimos años: consumir por consumir, lo primero que vemos, sin pararnos siquiera a analizar.

   Y es que el mundo marcha cada vez más rápido, y las modas y preferencias cambian de un día a otro, sin  darte apenas tiempo a pestañear. Y la Inmediatez se manifiesta en todos los ámbitos de la vida cotidiana: las parejas, que duran menos, los jóvenes, que más temprano que tarde empiezan en las drogas...
    Incluso si un chaval se apunta al gimnasio, ya quiere ver al día siguiente los resultados. Sí, supongo que la gente quiere emociones fuertes, rápidas y por ello se perderán muchas cosas buenas. Es una pena.

Comparte si te ha gustado en google plus y redes sociales; así me ayudarás a crecer ;)
.